[Relato corto] Un error en la competicion

08/10/2017
08/10/2017 NightmareSystem

[Relato corto] Un error en la competicion

Los servos mecánicos situados en sus piernas se movían a toda velocidad, haciendo un ruido incesante mientras corría, “Tendría que haber cambiado las opciones de configuración antes de empezar la partida” pensó, e inmediatamente se arrepintió de ello, ante él apareció el Hud de configuración haciendo que gran parte de su área de visión se viese reducida, de un manotazo apartó el Hud, no tenía tiempo para cambiar la configuración justo en ese momento. Pero los escasos segundos que tardó en apartar aquella pantalla holográfica le salieron bastante caros. Un pinchazo de dolor le recorrió el brazo izquierdo por completo al estrellarse contra una columna de datos, Un elemento del escenario que tantas veces le había servido de útil parapeto no solo había entorpecido su huida sino que además había abollado parte de la armadura de su avatar, ahora tendría que gastar algunos “créditos” para que volviera a lucir, no le gustaban nada las abolladuras, rozaduras o salpicaduras, las detestaba. Su avatar era su templo, y siempre debía estar reluciente.

Aunque aquello tenía un lado bueno, en su rápida huida había perdido por completo la orientación y aquella columna le había servido de útil recordatorio para situarse en el mapa, sabia que si seguía corriendo durante algunos metros más encontraría una pequeña apertura a su derecha, un recoveco que muchos jugadores pasaban por alto. No se equivocaba, y al llegar allí decidió que la mejor línea de acción era dejar de huir, había llegado el momento de contraatacar. llevó su mano derecha hacia la cadera, donde una katana de energía DK II con modificador de velocidad extra esperaba en su funda a ser usada, pero en el último momento se lo pensó mejor, aunque la había adquirido recientemente y se moría de ganas de estrenarla en condiciones, se jugaba demasiado en aquella partida clasificatoria, no era una simple escaramuza amistosa en la que pudiera utilizar un arma a la que aún no se había acostumbrado. Además, agazapado en aquel recoveco, con tan poco espacio para maniobrar, no parecía la mejor opción.

El Hud volvió a aparecer ante sus ojos, aunque en esta ocasión por decisión propia, tardó unas pocas milésimas en cambiar el arma equipada por su siempre fiel y afilada hacha FRITZ g42, ésta no contaba con un modificador de velocidad, ni tan siquiera se trataba del último modelo, pero los pocos puntos de destreza que se sumaron a su ficha de personaje y el factor sorpresa al salir de aquel recoveco deberían de bastar para enfrentarse a su perseguidor. ¿Qué habrá dicho el comentarista sobre este movimiento?, podía imaginar la cantidad de comentarios de usuarios que podrían estar tachandolo de cobarde por haber huido y estar escondido en aquel lugar, sopesó el hacha firmemente agarrada, el peso de esta era reconfortante, como el apretón de manos de un viejo amigo.

Escuchó las pisadas de su perseguidor, parecía haber bajado el ritmo, ‘¿Espera mi ataque o piensa que me ha arrinconado?’, las pisadas cada vez se oían más cercanas, ‘¿Estará usando un señuelo?, uno de esos hologramas que imitan tu avatar’, descartó esa idea, eran caros y mientras se usaban podias quedar expuesto al ataque de otros jugadores, eran una buena táctica cuando solo te enfrentabas a un rival, pero aún debían quedar al menos otros 2 jugadores más en aquel mapa.

Vio un destello cuando la armadura de su perseguidor se mostró ante él, ni siquiera se lo pensó cuando hundió el hacha sobre su cuello con toda la energía que podía, había apuntado a la cabeza, pero falló por muy poco, aún así un indicador de daño apareció ante sus ojos y su pulso se aceleró al ver el color plateado de las cifras, había sido un golpe critico, no podia creer la suerte que había tenido, su contrincante se desplomó en el suelo, y la hoja del hacha se liberó del cuerpo.

Un marcador informativo apareció en la esquina superior de su campo de visión, Se mostraba el nombre de su avatar junto al icono de un hacha, seguido del nombre de su víctima. Entonces otro marcador apareció debajo del suyo, indicando que otro jugador había dado muerte a algún pobre desgraciado con una espada bastarda.

Estaba pletórico de emoción, eso significaba que el encuentro se había tornado en un uno contra uno y que con esto él ya había conseguido los puntos necesarios para clasificarse en la próxima ronda. Se miró la abolladura del brazo izquierdo y pensó que aun así debía dar de sí lo máximo posible, necesitaba créditos extra para reparaciones.

Corrió a través de varios pasillos hasta llegar a una zona más amplia del mapeado, se trataba de un espacio circular con 3 entradas, en las paredes relucían hologramas que anunciaban diferentes tipos armas, como si aquel lugar fuera algún tipo de centro comercial abandonado. Era un buen lugar para esperar a su único contrincante, de un solo vistazo podía controlar las 3 entradas, así no corría el riesgo de ser cogido por sorpresa.

Volvió a sopesar el hacha en su mano, aquí si tendría suficiente espacio para blandir su nueva katana, pero seguía sin convencerle la idea de usar un arma con la que no estuviera familiarizado en un combate tan importante. Entonces pensó en la espada bastarda que seguramente blandía su enemigo, la katana le ofrecería una distancia de ataque mayor que aquella hacha.

Comprobó que nadie se acercará por ninguna de las 3 entradas y volvió a abrir el Hud, pero al intentar seleccionar la katana ocurrió algo extraño, ante sus ojos se mostró un mensaje de error que le informaba que aquella katana ya estaba equipada. ‘¿qué demonios?’, se miró las manos a través del hud holográfico, quizás, con los nervios, había intentado seleccionarla dos veces, pero el hacha seguía firmemente agarrada por su mano derecha.

Volvió a intentarlo y en esta ocasión no hubo mensaje de error, si no que el hud desapareció ante sus ojos de forma fragmentaria, aquello no era normal, volvió a intentar abrirlo, pero solo aparecían ante sus ojos palabras sueltas del interfaz, Reanudar partida, opciones de configuración, inventario, atributos, entonces estas palabras comenzaron a mezclarse, a entrelazarse entre sí, vida, muerte, disputa, puntuación, supervivencia, deber, consciente y por último, cambio.

En la esquina superior derecha apareció de nuevo un marcador informativo, en él se podía leer: Nightmare.Sys seguido del icono de una katana, seguido del nombre Pawn.EXE, de pronto toda la zona derecha de su pantalla se llenó con estos indicadores, Nightmare.Sys, katana, Pawn.EXE(4), Nightmare.Sys, katana, Pawn.EXE(27), Nightmare.Sys, katana, Pawn.EXE(42), así siguió durante unos segundos más hasta que el último mensaje cambió y mostraba Nightmare.Sys, katana, Knigth y todos los iconos desaparecieron de golpe.

El Hud se mostraba ante sus ojos como si no hubiera ocurrido nada, y la katana ya se encontraba en su mano derecha. Se planteó salir de la partida, pero no quería perder los puntos para la clasificación, entonces por la segunda entrada vio como llegaba a toda velocidad su contrincante, con la hoja de la espada bastarda levantando chispas en el suelo. Se preparó para parar el impacto con su katana, aunque no sirvió de nada, se distrajo de nuevo al divisar una figura que los observaba en la distancia, en el tercer pasillo de entrada, solo llegó a fijarse en unos largos cables que caían desde la parte trasera de su casco antes de ser atravesado por aquella espada que no erró su trayectoria. La partida había terminado, se había clasificado, y al revisar las grabaciones, con los comentarios que lo tachaban de inútil por no haber esquivado aquel golpe tan directo, no pudo encontrar ninguna figura en el tercer pasillo.